Inicio » Recursos naturales » ¡La fiebre del Ártico!

¡La fiebre del Ártico!

arctic-geopolitics

Rusia calcula que en la región del Ártico hay alrededor de 10.000 millones de toneladas de hidrocarburos. Un suculento tesoro que puede suponer el 25% de las reservas mundiales de petróleo y gas.

Cinco países se disputan el control de estos recursos naturales: Canadá, Estados Unidos, Dinamarca, Noruega y Rusia. Son los países que tienen territorios en el Océano Glacial Ártico.

El problema de las fronteras

El deshielo del Ártico abre nuevas posibilidades para explotar sus recursos naturales. En el lecho marino del Ártico se encuentran grandes reservas de petróleo y gas natural aun no explotadas. También el estaño, manganeso, oro, níquel, plomo y platino están presentes en cantidades importantes.

A esta riqueza natural hay que sumarle la importancia geoestratégica de la región. Quizás por eso, en el año 2007, dos batiscafos rusos Mir realizaron una inmersión en el océano Glacial Ártico e instalaron en el fondo unabandera rusa.

Los Mir recogieron pruebas para demostrar que las cordilleras subacuáticas Lomonósov y Mendeléiev son la extensión natural de la plataforma continental de Rusia, hipótesis que, de ser confirmada, permitiría a Rusia reivindicar en el futuro derechos exclusivos sobre la explotación de los recursos minerales en esta zona.

ZOOM: Ver mapa superior con más precisión

Pero no sólo Rusia se ha apresurado a “adjudicarse” territorios en el Ártico. Canadá también lleva un tiempo haciendo reivindicaciones, principalmente sobre el Pasaje del Noroeste, un tramo de océano helado en el Ártico que conecta el Atlántico y el Pacífico. Estados Unidos, la Unión Europea y Rusia lo consideran aguas internacionales.

Dinamarca, que tampoco se ha quedado quieta, envió una misión a la zona para demostrar que la cordillera de Lomonosov es en realidad continuación de Groenlandia, y por tanto debería estar bajo soberanía danesa.

La dificultad para establecer la propiedad estriba en que, a diferencia de la Antártida, que es un continente, el Ártico es un océano helado, sujeto al régimen de las aguas. Sin embargo, el deshielo y los avances tecnológicos están provocando un cambio en la geopolítica de la región. En este nuevo decorado, los países ribereños podrán reclamar sus derechos sobre la plataforma continental residual que está más allá de su jurisdicción.

Un deshielo que favorece a los intereses económicos

Las noticias e informes que indican que en la región del Ártico hay grandes reservas de recursos estratégicos son muy positivas para los intereses económicos y políticos, pero suponen un problema para los intereses ecológicos y medioambientales.

Muchas ONGs ecologistas han denunciado que se aproveche el deshielo de la región (que se está produciendo tres veces más rápido de lo previsto) para conseguir más combustibles fósiles y seguir destruyendo el planeta. Consideran que el Ártico, un ecosistema frágil y vital para la salud de la Tierra, debería ser inexpugnable. Pero la legislación es muy laxa al tratarse de un océano helado.

El Programa de la ONU para el Medio Ambiente (PNUMA) subrayó la necesidad de fortalecer la gobernanza y la gestión para evitar que la demanda de recursos naturales dañe el frágil ecosistema del Ártico. En su informe anual sobre el medio ambiente, el PNUMA indicó que la desaparición del hielo ártico facilita el acceso a los recursos naturales como el gas y el petróleo, lo cual provoca el aumento de la actividad humana.

Es una situación irónica, en la que el derretimiento del hielo ártico está causando una demanda de los propios combustibles fósiles que fueron los primeros responsables del deshielo.

El retroceso del hielo también está provocando que  la ruta marítima septentrional y el pasaje del noroeste se abran a la navegación en ciertas épocas del año, lo cual va a hacer aumentar el impacto medioambiental.

¿Será el Ártico el escenario de una nueva “Fiebre del oro” del S.XXI?

Artículo completo:

Este breve post es en realidad un resumen de un artículo mucho más extenso del blog principal, ‘El orden mundial en el S.XXI’. El artículo original se puede leer aquí: La fiebre del Ártico.

En relación a lo último indicado (el pasaje del noroeste y las rutas marítimas del norte), se puede encontrar un extenso artículo sobre el transporte marítimo en el blog principal, que dedica atención a estas nuevas rutas comerciales que se pueden abrir en el Océano Glacial Ártico. El artículo es el siguiente: El transporte marítimo.


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: